traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

24.11.17

LA POMPASA DE SEVILLA






La atrevida Pompasa la llaman porque pasa y repasa por donde se le antoja el capricho. Miren que ahí sale, flota que te flota, despedida por los aires, la muy rechoncha…Todo el mundo la ve brillar por toda la cara, cara tiene mucha, cara que le sobra; será por eso que la siguen y persiguen a manotazos por si alguno la alcanzara.







Esta fresca acaba de nacer escamondá en la plaza donde está la Giralda. Y si lo piensas no hay mejor lugar para una burbuja de esta envergadura, aunque ni una lata le hayan dao al dueño. Pompeando sale elástica del cubo y de la lazada. Ay, pero que se la lleva el viento, ay que se la lleva el aire. Digo que te digo. Dime lo que quieras, pero que se sube a lo alto de la Giralda, Ay que ya lo ha hecho, que se va a enterar el guarda de la campana. Dime y direte, lo que digas no importa, que prendida ya la lleva en su reflejo a la Giralda. Y es que no hay más bello alminar de mezquita ni minarete que se precie para asomarse lozana el día que se nace. Aunque por lo cercana que la veo jugando en el alminar, quién sabe que quizá alguna vez me la encuentro en Marrakech, rondando la Kutubía.




Refleja no solo la torre sino a esos niños que saltan como una matraca. La buscan a ella, a la más grande, entre sus hermanas. Todo tornasol, unas más gordas y otras más delgadas.



Ella escurridiza se escapa por esa calle, la más estrecha, callejuela menuda del barrio de Santa Cruz.





Curiosa la Pompasa se acerca a las puertas y a las ventanas. Ay, chiquilla, cuidado que te vas a arrear un viaje y te explotas de los deseos ¿Qué puede hacer una vejiga de este calibre para que una cerradura se le abra? 






Y es que en estas calles están cerrados los secretos, ¿acaso dudas que no los hay? eso se ve en los detalles de esta calle:
una hornacina que se le enmudece a esta embobada cerca del patio de los naranjos, un farolillo de cristal y forja se le mece ¡cuidado! Uyyyy, la verja de hierro casi se la repasa. Una ráfaga de aire la ha arrastrado deslizando su rechoncha figura por entre los rizos de las filigranas y por poquito la piel se le destensa entre la línea fina del jabón con el agua.







Se escapa cauta, precavida, de las calles estrechas de la judería. Y es que de esa embocadura de botella hay que escapar por muy bonita que sea. Dobla el remate de las dos esquinas. En el friso de piedra de las dos calles, los ángeles le resoplan con sus trompetas, la empujan para que ruede por las piedras de molino, rueda que te rueda por una esquina y por la otra.








Ella flota entre las paredes amarillas de albero que parlotean frente a frente con las más encaladas. Se reflejan los tonos con ella de unas y de otras.
Ennortá queda, más todavía más con esa agua de azahar de la mañana. Hay un suelo fresco que olvida esos olores de noches de embriaguez holgazana. Sí, que esos faroles fueron testigos y esos balcones…






-Ay Sevilla, qué bonita se te ve desde todas mis caras. Acristalados parecen mis reflejos, ay que me aprieto en tus detalles de esas rejas, que me trenzo en tus ventanas. ¿Y tú Juan Tenorio, que me dices? Ay que me despompo en tu nariz o tal vez me deshaga en tu zalamera boca: “Aquí a los besos del aura vuestro cáliz abriréis…”- La pompa balbucea.




Burla que te burla, burlando va entre naranjos y carruajes, vaya cagalugares está hecha. Qué jodía, es que no ha paráo. Dando volteretas llega hasta la Plaza de España. Descarada pasa y repasa por los bancos de los mosaicos y allí, escucha ella. Ingrávida sale por conversaciones ajenas. En la fuente es borbotona, a veces se pone roja de vino, o azul como esa espuma.








¿Vosotros ustedes veis a semejante protuberancia y la cara que tiene la Pompasa? Pícara y lozana, ¡desvergonzada! ¡Que me ha escuchado! sale huyendo por la trocha, por el cielo, por los pináculos de cerámica.





Se ríe cuando compite con el reflejo del puente de Triana, gira que te gira y ojo por ojo. Ella es baba de caracol, ojo de pez. Es clara del huevo, el de Colón, vamos una chichirivaina.





No me digas, si te digo, que me lo ha dicho, la Pompasa. Irá a romperse entre las cruces del barrio, ¡qué arte! donde la cerrajería se deja retorcer entre farolillos con ángeles y columnas de mármol. Mi arma es que ella ha salido muy sevillana.







"QUIERO SER UN VAGABUNDO MAS 
TAPADO POR ESTRELLAS QUE ALUMBRAN MI CIUDAD. 
Me senté en una plaza llena de colores 
y aspiré el suave aroma que dejan
 las flores al amanecer"