6.8.17

PARQUE DE VIGELAND







El Parque Vigeland se encuentra en la capital noruega de Oslo y forma parte de un espacio verde aún mayor, el Frognerparken. No es un parque convencional, a mí me sorprendió y me impactó bastante. Es de esos lugares para dedicar más tiempo del que has tenido en un viaje relámpago, como el que tuve en esta ciudad.









Hay 240 esculturas humanas hechas en mármol y en bronce, mayoritariamente, y algunas en hierro forjado.

Cuerpos de diferentes edades y sexo que están maravillosamente conseguidos.

Están representada la inocencia alegre de los niños, la sensualidad y belleza del adulto y la ternura de los ancianos.







Es uno de esos lugares que transforma un viaje de descubrimiento en una reflexión de vida.

Lo visité ya hace algunos años y me cautivaron la expresividad y la fuerza de las figuras, y ahora cuando lo vuelvo a ver me siguen impactando, cómo pueden transmitir tantas emociones. Unas manos maestras que han podido parar en el tiempo la acción y el sentimiento, algo tan difícil, creo yo, de plasmar en un material tan frío. 
















Estas figuras están repartidas por todo el parque, talladas entre comienzos de 1920 y 1940. Nada menos que 10 meses dedicó su creador en diseñar el monolito que se ve aquí, una obra maestra que hizo primero en yeso y después tres talladores durante 13 años la fueron reproduciendo en granito. Y en cada figura de las 36 que están a sus pies se invirtió año y medio.

El artista Vigeland dejó este legado de toda una vida. Tal vez pensó que su público debería recordar esas etapas y momentos de la vida, momentos por los que pasamos todos y que son tan efímeros y únicos. Están representados momentos de felicidad, tristeza, fantasía, esperanza, eternidad…







Hay grupos de figuras que nos hacen ver esas relaciones humanas que establecemos, las que nos  crean situaciones y estados emocionales como las penas, alegrías, enfados y la lucha con nosotros mismos.

Este viaje de la vida se inicia en la cuna y termina con el suspiro de la muerte. 








Hay muchas esculturas de bebé, me sorprendieron, por que era la primera vez que las veía. Esa inocencia colgada en el árbol o la ternura del bebé chupándose el dedo y el enfado, genial ¿verdad? Qué etapa tan inocente con ese anhelo de conocimientos, libre de preocupaciones y responsabilidades, todo juego, risas, llantos.








De la relación con los padres me llamó la atención, el padre en el árbol con los bebes, el padre jugando con su hijo a las espaldas, el cariñoso abrazo de la niña y su madre….






















La adolescencia de los cuerpos femeninos, esa etapa de niña a mujer o esos niños luchando entre sí para ver quién es más fuerte. Unas figuras donde la sexualidad, rebeldía, obstinación comienzan a ser las protagonistas pero que en el fondo están llenas de temor, tan indefensas....











Me encantaron las figuras de las parejas ya adultas. El juego que permanece de la niñez, el cariño, el diálogo y la comprensión, ese lazo estrecho del mundo de la pareja. 








Una etapa llena de responsabilidad, autonomía, crecimiento personal, con sus miedos y dudas existenciales.

La relación de la madre y la hija en esta etapa llega muy adentro. Esa madre peinando a la hija o el momento de confidencias.


















 Los ancianos, con sus rostros arrugados, esa vejez que se resigna y se agarra a la existencia con su deterioro físico. La fragilidad y la sumisión a las circunstancias de su existencia.


 La mano sobre la boca con la prudencia de la palabra.











Las obras por excelencia más espectaculares del parque son el monolito y la rueda de la vida. Maravillosas.










El monolito está en una plataforma elevada octogonal rodeada de multitud de figuras humanas. 

Me parece increíble que sea un bloque único de granito de 17 m con 121 figuras humanas entrelazadas que parecen que luchan por la vida, por su existencia, incluso se ven como van subiendo entrelazados unos sobre otros con el deseo de alcanzar algo. 







Al parecer simboliza la resurrección del hombre. Ese difícil sentido extraño de la salvación. Símbolo de consuelo y de esperanza, de alcanzar la eternidad.









La otra obra, la rueda de la vida son 7 figuras humanas, cuatro adultas y tres infantiles que se entrelazan formando un anillo. 








Estas figuras me parecerán siempre fascinantes. El escultor le ha dado a la piedra el aliento de la vida, toda su fuerza. Algo que creo que raya lo terrenal cuando se intenta representar las emociones en un material frío como la piedra. El escultor debería conocer bien que tenía en sus manos: toda la energía de un origen, el de la roca; él le dio sentido a este proyecto, invirtiendo tiempo y una existencia, la suya. Realmente es un parque emblemático de la vida por lo que se ve y se llega a sentir.



OTRA ENTRADA RELACIONADA CON NORUEGA POR SI DESEAS CONOCER MÁS DE ESTE PAÍS





28 comentarios:

  1. Lo he vuelto a mirar más despacio esta mañana, ayer ya era algo tarde, y la verdad es que es una maravilla, resulta conmovedor (y no tenía ni idea de que algo así existía). Mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días Joseme!, me ha encantado la entrada en primer lugar porque desconocía este parque, en segundo porque las esculturas son ¡Sorprendentes! me parece genial la del bebe en el árbol y la elaboración del texto estupenda. Mi más sincera felicitación.
    Un más que cordial saludo amiga.

    ResponderEliminar
  3. El Parque Vigeland es uno de los más bonitos de Europa que hemos podido visitar. La obra escultórica es, como bien dices, conmovedora y bella... Aunque a nosotros la figura del Niño Llorón no es precisamente la que más nos gusta,ja,ja,ja,ja, pero es la más popular :D.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Encarna, eres mi maravillosa seguidora incondicional. Me alegra que te haya gustado.Sí realmente son sorprendentes estas esculturas. En esta fase de mi vida ha sido muy importante elaborar esta entrada y sobre todo con el cariño de compartirlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola viajes,
    Gracias por tu comentario. Realmente me gustaron y sorprendieron cada una de ellas, los bebés me llamaron mucho la atención por la cantidad que había. El llorón es un emblema de Oslo, hasta ese momento no lo supe. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Sol, perdona, pero estoy respondiendo tarde a tu comentario. hasta ahora no lo había visto.
    Mil gracias a ti. Me alegra que te haya llegado de esa forma, me siento halagada. Sobre todo saber que estas emociones, mis sensaciones, puedan conmover. Son estas esculturas que llegan a las entrañas de una persona, y sobre todo como este artista ha sido capaz de plasmar sentimientos y emociones en un trozo de piedra o metal. Es maravilloso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. rosa maria guallart laguarta14/4/15


    rosa maria guallart laguarta
    habría que estudiar todas las imágenes para conocer el mensaje del artista

    ResponderEliminar
  8. Hola Rosa Maria, si verdaderamente es así pero está claro que su obra emociona.

    ResponderEliminar
  9. Puri Iglesias17/4/15

    Puri Iglesias

    ¡Toda en él es espectacular! Una auténtica obra de arte. 

    ResponderEliminar
  10. Hola Puri, si es así, espectacular y conmovedor.

    ResponderEliminar
  11. jose Andrés Barriga28/4/15

    Jose Andres Barriga Cavero
    Ayer a la(s) 3:19

    El escultor parecia ser lascivo lujurioso un poco mas o un poco menos pervertido para su epoca
    Al fin y al cabo en todas las epocas han existido los mismos temperamentos viriles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias jose Andres por el comentario. Asi es el arte de maravilloso está abierto a cualquier impresión y sensación. Un saludo

      Eliminar
  12. Qué interesante!!!! Es realmente espectacular y e ha encantado leer todas las etapas que representan. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marigem, me alegra que te haya sorprendido, es así, como tú bien dices, espectacular. Un beso

      Eliminar
  13. Hola Joseme!
    Este lugar me parece una pasada, aunque jamás había oído hablar de él, menos mal que ya estás tú para mostrárnoslo. Me ha encantado la entrada, sobre todo porque ilustras con imagen todo lo que describes y es casi como encontrarse allí. Aunque, los países nórdicos no se encuentran en mi lista de lugares para visitar -sólo por el hecho de los friolera que soy- con tu relato, quizás tenga que plantearme visitar Oslo algún día.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, me alegra que lo hayas descubierto por mí. Mi viaje a Noruega fue sensacional, sus fiordos, sus ciudades, merece la pena descubrirlo, sobre todo en verano que es cuando los días son más largos. Este parque lo descubrí ya tarde, el último día y no tuve ocasión de disfrutarlo como debía. Es muy interesante como has podido comprobar. Un abrazo

      Eliminar
  14. Un parque lleno de vida! Gracias por dárnoslo a conocer. Un saludo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Arte Luna, a ti por venir por aquí y comentar. Vida pulida en roca y fraguado en metal. Un abrazo

      Eliminar
  15. Me ha encantado como lo describes. Lo conocia, sólo por fotos y espero poder visitarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer mi viaje y regalarme el tiempo. Yo espero que tengas esa oportunidad de ir a Oslo, el parque merece una visita, por la vida....Un abrazo

      Eliminar
  16. Me ha gustado mucho como nos cuentas estas figuras de este parque que si alguna vez tengo oportunidad de viajar a Oslo intentaré visitarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen por visitarme. Espero que si la tengas. Un abrazo

      Eliminar
  17. Que bien me has introducido en el parque, con sus figuras, parecen que estas en movimiento a través tus palabras. Realice un viaje parecido, pero llovía y llovía, y aparte de recibir el impacto de las esculturas, no las pude apreciar tan bien como lo enseñas en esta pagina del blog
    Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Esperanza Mar. Yo tuve la suerte de unos días estupendos en Oslo, una azul brillante ya lo has visto. Los detalles brillan por si solos. Un abrazo

      Eliminar
  18. He vuelto a ver esta entrada y es un placer ver estas figuras que no nos cansan volverlas a ver. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen, yo tampoco me canso, fue un lugar sorpendente, las expresiones en sí estaban vivas, cada rasgo, cada arruga, cada mirada, cada abrazo, detalle. Cómo podría el artista plasmar esto, qué había dentro para sacarlo fuera y crear la emoción, que de eso se trataba. Un abrazo

      Eliminar
  19. Hola Eme, he descubierto esta entrada y me ha encantado. Mi hija fue el año pasado a Oslo y me enseñó alguna foto pero no tenía ni idea del trabajo tan bonito del artista. Es impresionante y emociona cada detalle. Un placer descubrirlo contigo en las fotos y en las explicaciones, enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xus, gracias, es admirable como se puede mostrar tanta vida en la piedra. Un abrazo

      Eliminar