traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30.10.16

PRIEGO, IZNÁJAR Y ZUHEROS





Este post abraza con cariño las imágenes de unos preciosos rincones de la campiña. Son pueblos que se encumbran al abrigo de sierras y caminos, a pie entre comarcas y provincias.

Descubramos estas tierras andaluzas, estos pueblos de Córdoba. Custodian en sus tinajas la certeza popular que guarda el óleo. Solo los cuadros con sus trazos costumbristas pueden contarnos algo más de estos lugares.






Para inspirarme he seleccionado pinturas de Adolfo Lozano Sidro (1872-1935) un cordobés de Priego de Córdoba que compartió academia con Picasso y fue discípulo de Sorolla. Un verdadero cronista de su época, con ese estilo tan particular que ha inmortalizado al pueblo llano, el esnobismo de la burguesía y a esos tipos y ambientes populares. 

Uno de estos tipos pintorescos ha salido de uno de los cuadros y os va a enseñar de primera mano estos rincones y no es cualquiera, nada menos que es un trovador cañí: "Pepillo el de las tinajas" que parece que a él esto de las palabras le fluye con más facundia.





Los pueblos tienen perfiles con sonrisas que se hilvanan al amparo de la historia, y cuando vas y tiras del hilo, salen sus colores en puntadas de sombrero y faldones. ¿Qué sería un pueblo sin sus costumbres, ni su folklore, sin sus artistas y sin sus pintores?

Traigo estampas recogidas en lienzos que son cuadros con mucho tiempo. Y estas primeras son fotos de hogaño, míralas que son de castillos y de iglesias, de arcos y macetas, de calles y pantanos.








Me palpita el pulso a la vera de estas calles blancas, viendo esos cielos y esa gata lozana. El embalse rodea Iznájar, deja ahí que te deja el agua una isla con casas apiñadas, y encaramado ese castillo está en su parte más alta. 
El río Genil aquí se para entre todos estos olivos, dándole color a estos valles de encinares y quejigos.






Calles de piedra suben y bajan, y a su paso dejan arcos y arcadas, fuentes y calzadas.






Bonita también la estampa de Zuheros con todas las casas encaladas. La mirada recorre el laberinto de sus cuestas hasta llegar a lo más alto de la cortada. Divisa el valle desde la antigua mezquita, ya en silencio, porque allí ora solo la campana. El repiqueo roza las crestas y tajos para aclamar las veredas y senderos de la gente más llana.





Me voy pá mi tierra, que allí si que se confecciona con esmero. Es Priego de Córdoba, donde el dinero de antaño venía amarrado con hilo de seda. Finura de tafetán y terciopelo para todos los rincones españoles se fue y más allá llegó, hasta Francia y las Indias la felpa lució.









De aquí salí corriendo cuando niño, alegre gritaba a los cuatro vientos y vuelvo callado y fatigado de los caminos. Ay que ver lo que pesan los andares del tiempo y mi tinaja rebosante de memoria, que de llena que está se me pliega desde la cara hasta el ombligo.

Esta fue la plaza donde vivía, la fuente de los patos donde jugaba, ya no está el cenador, y tan solo queda la sombra que el suelo hervía. 









Cómo se llenaba de feria mi pueblo, ese gentío que bullía, y allí en la esquina, la casa del prestamista, pá comer y vivir al día. 





Ven y tómate un café con churros a la salida de misa, y cuéntame pesquisas. Bebe conmigo una copa de vino antes de la corrida. Mira, allí está la mujer del alcalde, vaya cuadro, a su lado la niña de Julio de Torres y la Juana, la del compadre.







¡Ay niño no corras a la salida de misa! -decía mi madre- ¡que a los señoricos no has de molestar. Deja que el niño juegue -decía mi papa Frasquito- también tiene derecho, y dicho esto soltaba su perorata:

“Ay Carmela el que de un señorico se fía y le hace caso, no tendrá un cuarto en la vía (vida) y siempre andará descalzo”






OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS






18 comentarios:

  1. ¡Qué bien hilvanado! Has tirado del hilo para sacar las puntadas de la historia y lo has bordado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ay, que graciosa mi niña, es que mi maé era costurera" Gracias Sol. Un abrazo

      Eliminar
  2. Parecen de cuento, pero no, son reales. ¿Son reales de verdad? No sé..., de tan bonitos casi no puedes creértelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Pero chiquillo no vá a sé verdá, aqui tó brilla con luz propia" Bienvenido Milano Negro, gracias por comentar. Un abrazo

      Eliminar
  3. Preciosas fotos de esas pinturas del pintor cordobés. Priego he estado dos veces y me encantó sus rincones y patios. sus fuentes y su iglesia, su paisaje desde ese balcón con los olivares. Los otros pueblos me suenan sus nombres pero no los hemos visitado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ya sabía yo Carmencica que lo de pintá te iba a ti, vamos, no hase farta leer en las líneas de la mano" Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Eme, realmente estoy emocionado ante tal belleza descriptiva e ilustrativa.
    No se si pretendías con tus evocaciones provocar las ganas de viajar, pero desde luego con esta entrada en mi lo has conseguido y mucho.
    Como dice Milano ¿son reales esas pinturas? Irrealmente hiperrealistas, fotografía pintada, arte que firmaría el propio Antonio López.

    Nota: 10/10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que salaó mi Migué, como alguien dijo: "la pintura es poesía muda y la poesía pintura ciega, y la fotografía es un poema escrito con reflejos y luces del alma" Un abrazo Miguel. Gracias

      Eliminar
  5. Bonitas imágenes Eme con las que descubres esos bonitos pueblos y a sus gentes, dan ganas de emepezar a visitarlos ahora que no hace tanto calor, pero me han gustado mucho ese "De aquí salí corriendo cuando niño, alegre gritaba a los cuatro vientos y vuelvo callado y fatigado de los caminos. Ay que ver lo que pesan los andares del tiempo y mi tinaja rebosante de memoria, que de llena que está se me pliega desde la cara hasta el ombligo".
    Y sí, hay que ver... ¡Cómo pesa el tiempo!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Grasia la que usté tiene" Si que pesa mi querida Conxita. Dicen que con la edad se pierde mucha, memoria digo, pero a veces te gustaría borrarla toda y ver tu vida emborrachada. Un abrazo grande. Gracias

      Eliminar
  6. no conozco Iznájar, pero supongo que se asemejara a la maravilla de Priego y Zueros, me encantan los dos, realmente vivo en ciudad pero me gustan más los pueblos, Que bien se vive en ellos, un abrazo Josme, disfruta tus viajes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encinarosa, siempre es un gusto tenerte por aquí. La vida de pueblo es lozana, y sana, la de la ciudad, cansada y cana, creo que te hace más vieja, como que te arrugas más deprisa. Un abrazo

      Eliminar
  7. Preciosas esas fotos impresas en cariño, autenticidad y recuerdos, Eme. Cuando veo pueblos así, como sacados de postales, me pregunto si habrá manera de que existan para siempre con tanto correr la modernidad...

    Un beso y gracias por el paseo de lujo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Julia. Los tres pueblos son patrimonio histórico andaluz y serán conservados para la posteridad. Será un regalo verlos ahora y dentro de un tiempo. Te paso el enlace. Son muchos los pueblos conservados por su patrimonio y por el embellecimiento de sus calles. Un abrazo
    https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Patrimonio_Hist%C3%B3rico_Andaluz_en_la_Subb%C3%A9tica

    ResponderEliminar
  9. Qué salero tienen tus letras al lado de todas esas fotos tan bonitas. Parece mentira que existan lugares como éste que nos traes y que no se les conozca como merecen.
    Gracias, Eme, por poner tu granito de arena mostrándolos y de una forma tan amena.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Chelo, me alegra que lo hayas disfrutado. Un abrazo

      Eliminar
  10. Que forma tan poética y alegre para mostrarnos estas bellezas, Eme. Un gusto verlas y conocer un poco más a través de tu perspectiva, tan diáfana y positiva, y no es para menos. Me encanto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila, qué hermosa, el pepillo es que tiene mucho salero, je,je. Un abrazo

      Eliminar