28.2.15

GRANADA ROMÁNTICA







Granada, eres mi ciudad romántica por excelencia, porque al pasear por tus calles te hermoseas. Sierra Nevada y la vega te rodean, te abrazan y hacen que los atardeceres brillen como en ninguna otra ciudad.

Eres una hechicera misteriosa. Hasta tu nombre es un misterio (no es cierto que vengas de la jugosa fruta Lytracea). Hay una paleta de color en cada esquina. Rincones de historia, de cuentos y leyendas: La Alcaicería, el Corral del carbón, el Campo del príncipe, la plaza de Bib Rambla.







Granada por esencia eres reconciliadora. En el Sacromonte encontraron esos Libros Plúmbeos considerados el quinto evangelio. Planchas circulares de plomo, unos libros muy diferentes de los que estamos habituados. Grabados con dibujos indescifrables. Hay textos en latín y extraños caracteres árabes (se cree una escritura arábigo primitiva). Hay quién los cree una reivindicación de la raza morisca con el deseo justo de conciliar Islam y Cristianismo.

Granada fuiste romana en tus dos colinas, la de la alcazaba de la Alhambra y la del barrio del Albaicín, fuiste judía en sus faldas. Tienes las entrañas abiertas con misteriosos túneles, sótanos y pasadizos, unos son ríos, otros son caminos, otros tesoros escondidos.






Mi paseo se siente obligado por ese estrecho cauce de tu río Darro, camino adoquinado que me aletarga el paso. Me embelesan esos pequeños puentes y las antiguas casas de su orilla. El agua me va arrullando. A un lado el río y al otro suben las insinuantes callejuelas del Albaicín.

camino del Darro

Barrio del Albaicín

 El Albayzín andalusí. Su trama nazarí ha permanecido, una red laberíntica de calles estrechas y empedradas que tanto me gusta. Con el asomo de los altos muros de los carmenes y el matizado verde de sus jardines de interior. Callejuelas salpicadas de aljibes donde todavía se guarda el agua potable.

barrio del Albaicin

La mirada de La Alhambra aparece en cada esquina. Me corteja su roja piedra fundida en torres y murallas. Maravilloso legado de la dinastía de los nazaríes.
Fortaleza amurallada con palacios y ciudadela, 37 torres levantadas y 150 años para construirse. Palacios diferentes, distintos sultanes. Exquisitos esos patios, jardines y fuentes. Una declaración de poder para impresionar, para acoger.







Esas atalayas, esas salas tienen nombres que parecen sacados de la leyenda: El “Peinador de la reina”, “La torre de la cautiva”, “La torre de la vela”, “El patio de los arrayanes” “La sala de Abencerrajes” “La sala de las dos hermanas”. 

Washingon Irving escribió el libro Cuentos de la Alhambra viviendo en ella, allí se inspiró recogiendo todas las leyendas de los habitantes de este lugar.






Hoy día encierran estos palacios secretos que sólo ven los ojos de artistas restauradores. Sólo sus manos curiosas pueden llegar a tocar estos enigmas sin degradar su esencia. Muestran un arte difícil de copiar con técnicas que aún se están investigando.


La Alhambra





Palacio de Mexuar, de Comares y el Palacio de Los leones. Una espectacular arquitectura de columnas y fuentes en mármol blanco, yeserías policromadas, carpintería de madera noble y alicatados con hermosos azulejos. Las arcadas de los miradores y patios llenos de recogimiento y sosiego.


Sala de abencerrajes

Salas únicas en belleza, cúpulas con mocárabes que trasladan tu mirada al séptimo cielo.
La decoración mocárabe deslumbra y confunden mis sentidos. 

Los techos parecen etéreos con colores rojos y azules azurita que se van perdiendo con el tiempo. Sobre mi cabeza los sietes cielos se hacen fugaces con la luz, se mueven por las luces y sombras. Hay como musicalidad. Unos ritmos interiores que solo un recital, la salmodia, les ha podido inspirar


Patio del cuarto dorado o mexuar

Su interior me sobrecoge. Me impresiona esa fusión de conocimientos de la arquitectura romana y griega con la árabe. Me enamora la filigrana de la madera, de la piedra y el yeso. La luz me descubre rincones y detalles imprevistos cada vez que los veo de nuevo. Hay una sombra que oculta pasadizos y calles abovedadas.


Patio de los arrayanes



Patio de los arrayanes

Hasta los azulejos guardan sus secretos, la geometría del artesanado no es por gusto, tienen su propio mensaje. Hay un juego, unos dibujos que provocan. 









Palacio de El Generalife


La arquitectura del Paraíso musulmán, tal como lo describía el Génesis. Terrazas sobre la ladera del Cerro del Sol, huertas y jardines y un laberinto de acequias conservado desde entonces. El lugar de retiro y descanso. Sus simbólicas fuentes, albercas y acequias están presentes aún más si cabe aquí. 




Las fuentes circulares representaban para los musulmanes la vida que se derrama hacia el gran estanque central, la eternidad, el cielo o el más allá.




jardines del Generalife





Puerta real, Plaza Bibrambla y la Gran vía

Dejamos el hechizo de La Alhambra. El río Darro ya queda embovedado. Nos adentramos en otras calles y otras plazas. El transcurso del día a día del granaíno de hoy de siempre. 

Lugares que son los centros de la vida social y económica donde la historia también dejó su huella. Una era más reciente. La carrera de la virgen, sus jardines y fuentes. Muy cercana está la Plaza Bibrambla, el ágora de la ciudad, a espaldas de la catedral. Hoy un encanto robado al tiempo: los kioscos de flores que estaban bajo la sombra de los viejos tilos.

la Plaza de Bib Rambla. Foto de archivo

Puerta real. Foto de archivo

La Gran Vía, donde la arquitectura ecléctica de los últimos siglos cobra más esplendor. El poder económico de las familias acaudaladas. Hoy día hay bancos, hoteles y oficinas administrativas; la vena principal de comunicación de Granada.

Gran vía de Colón. Foto de archivo

Granada universitaria. Tuna y acerolas. Membrillos y habas. Traes la cultura a tus rincones cuando el azar te deja. Te abandonamos con estas miradas, las de hoy pero con imágenes lejanas. 





Te dejo Granada, mi Granada romántica. 








12 comentarios:

  1. Sencillamente magnifica esta ciudad, me encanto mi estancia en ella y la Sierra maravillosa con sus pueblecitos encantadores. Hace años que la visite y guardo buenos recuerdos de mi paso por Bubión ya que desgaste suelas por sus parajes.
    Un saludo amiga.

    ResponderEliminar
  2. Sí que lo es, yo he desarrollado parte de mi vida en ella y sigo siendo una enamorada, para mí una de las ciudades más bonitas que conozco. Gracias, como siempre, por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. La guitarrista del vídeo es fantástica (de la ciudad estoy de acuerdo contigo en todo lo dicho, la Alhambra es una joya). Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sol, gracias por pasar por aquí. Estuve buscando a Francisco Tárrega, pero no encontré un sonido limpio (es el compositor de esta obra de 1896). Un abrazo

      Eliminar
  4. Una magnífica ciudad. Estuvimos en noviembre, tras más de 12 años de ausencia. En cada viaje descubres aspectos nuevos, pero nunca defrauda. Enhorabuena por el reportaje. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Herminio. Sí es así, cada vez que se visita un lugar se descubren cosas nuevas, es el encanto de viajar. Un abrazo

      Eliminar
  5. Es cierto que Granada es una de las ciudades más bellas y acogedoras de nuestra geografía. A mí también me encanta tu ciudad, lástima que en invierno haga tanto frío para una persona tan friolera como yo. Es la única pega que le encuentro. Por lo demás, comparto sentimientos contigo. Y las fotos son magníficas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Macarena. Sí que lo hace, pero ya sabes que yo vivo en Almuñécar, y la costa derrite las nieves ;) Un beso

    ResponderEliminar
  7. Gracias por este maravilloso recorrido por Granada, también tuve recuerdos, de muy joven acudí y ahora reviví algunas escenas desde tu blog.
    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mila por acompañarme, me alegra que vengan a ti esos recuerdos. Un abrazo

      Eliminar
  8. ¡Por Dios qué añoranza! Hace tanto tiempo que no voy a Granada... ¿Sabes de qué me doy cuenta? De que ni en dos vidas llegaría a aprehender todo lo que es Granada. Quizás mejor, así siempre quedará algo para sorprenderme, siempre rondará algún misterio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Estoy de acuerdo contigo. Siempre tienes que esperar, debes aguardar la sorpresa y nunca debemos intentar coger la llave del misterio, esa queda muy alta en una de las puertas de la Alhambra. Un abrazo

      Eliminar