traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

28.6.17

PLAYAS DE HUELVA Y PINARES DE MAZAGÓN






Para los que me conocéis ya sabéis de mi pasión por las playas. 

Hay una frase que leí hace tiempo que dice "Trágame tierra y escúpeme en una playa". Y es cierto, la playa siempre cambia mi energía, incluso cuando viajo. Inconscientemente siempre la busco, nunca tengo el coraje de perder la costa de vista, siempre ando cerca, incluso volando admiro lo magnífico e impresionante que es ver el mar y la franja litoral desde arriba.





Aquí, en mi pueblo, ya se siente el verano. A los que vivimos tan cerca de la playa ya nos comienza a oler la piel a mar y los ojos se nos llenan de brillos y destellos. Nos os voy a enseñar Almuñécar, ya he hablado de ella en otras entradas, pero si de otras playas andaluzas.

Las playas de Huelva y Cádiz, junto con las de Cabo de Gata (en Almería), son de las más bellas que posee Andalucía, indudablemente por su conservación.

Os traigo varias entradas de las playas que más me gustan.

Huelva puede presumir sin complejos de sus más de 120 kilómetros de interminables playas de arena fina y dorada. La llamada Costa de la Luz se extiende desde las playas de Isla Canela, cerca de la frontera con Portugal, hasta la de Matalascañas, que tiene el privilegio de ser la puerta de entrada al Parque Nacional de Doñana, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Mazagón y Matalascañas


Tienen el encanto de lo natural, salvaje y único. Las arenas entre blancas y amarillas tienen un tacto fino; toda la orilla está modelada por el viento unas veces son franjas de dunas, otras de pinares y otras de figuras caprichosas en cárcavas de colores oxidados.






Cuando te adentras en algunas playas puedes que no veas el final, doce, trece, quince kilómetros o más. Hay otras que se esconden, andan perdidas entre caminos y senderos. 









Hay pasarelas de madera que llegan hasta la playa, hay tramos que a veces se pierden, hay pasos que se borran...juegos en la arena....


Estos montículos de arena del color de la harina candeal sujetos a los caprichos del viento y con esa diversidad de formas y tamaños.


La mayoría de estas playas están conservadas por su alto valor paisajístico, por lo que es un verdadero regalo a los sentidos ir en su busca y disfrutar de ellas, mucho mejor fuera del verano, que es cuando entonces las puedes encontrar solitarias.







Me encanta este paisaje dunar ya lo sabéis los que seguís mis relatos, en Piano de Crítias: 


"....tormentas de arena cubrieron en las marismas los restos de estos templos. El viento pule a diario los pasos por estas orillas,..quiero saber, necesito saber ¿qué fue entonces de esas civilizaciones? ¿De quién eran esas ruinas? La historia a veces olvida y en ocasiones confunden en estos paisajes de arena"... 






La historia de Huelva, de vocación muy marinera, se remonta a los tartesos y fenicios, que ya explotaban las minas del interior, convirtieron los pueblos del litoral en prósperos enclaves comerciales y crearon una ruta marítima para transportar los minerales de Tharsis y Riotinto a las ciudades del Mediterráneo oriental. Estas dunas han sufrido muchas bonanzas y le han modelado corrientes de lejanos lugares.






Aún se conservan bosques de pinos que separan las playas de las carreteras de acceso. Una razón por la cual se conservan mucho mejor que otras que tienen el acceso rodado hasta la orilla. También es verdad que son pocos lo núcleos de población que existen y los que hay, apenas hay gente en invierno y en verano es mejor no imaginárselo.







Algunos pinos piñoneros han conseguido conservarse fuertes en estos arenales y que han llegado a ser centenarios con copas de hasta 24 m de diámetro.

¡Mirar el tamaño de algunos ejemplares de pinos viejos!! 
(la de rojo soy yo, qué pequeñita ¿verdad?)

Las franjas de pinares pueden adentrarse bastante, hasta perderse la vista. Hay una diversidad de flora grande no solo hay pinos, puedes ver otras especies vegetales y por supuesto de animales. Todo este ecosistema dunar tiene un significado ecológico y es un importante patrimonio. Bueno, todos los bosques del tipo que sea son esenciales para, no solo preservar las especies que viven en él, sino para conservar estos suelos y regular el clima, algo que preocupa cada vez más.




Espero que compartáis conmigo que es un regalo tener en España estos enclaves y poder disfrutarlos. Aunque algunas imágenes como esta última, de esta masa de pinares piñoneros no la podremos volver a ver por el incendio que ha sufrido recientemente el 25 de Junio. Una desgracia o una negligencia, no se saben las causas. 






La zona también sufre una presión de postes de luz y pozos incontrolados que desertizan la capa freática con la consecuente desecación del suelo o bien puede ser una chispa eléctrica. Un paisaje muy vulnerable al fuego incontrolado sea la causa que sea. 





Pena pensar que ha sido intencionado. Que podamos llegar a ser capaz de destruir por placer o por interés económico... hacer daño sin llegar a comprender le alcance de las consecuencias. Pasará tiempo para que se recuperen estos lugares. 





(Estas tres Fotos la he tomado de la prensa El País y Huelva Información)


Hoy ya nos quedamos con el recuerdo y despertando conciencia en la medida que podamos para evitar que ocurra más, al menos tener esa esperanza.







OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS CON HUELVA