traductor

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian templates google Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

26.4.17

PRIMER VIAJE DE XUS CLIMENT






Hola. Hoy de vuelta de nuevo con los viajes compartidos con los compañeros seguidores del blog. Anteriormente ya contaron sus primeros viajes MIGUEL PINA y MILANO NEGRO Comprobaréis por sus viajes lo entrañable que ha sido conocerles y colaborar con ellos en esta iniciativa de VIAJEYFOTOS.




En esta ocasión la brújula imantada de añoranza y tiempo nos trae a XUS CLIMENT. Compartimos la misma pasión: escribir crónicas viajeras en nuestros respectivos blogs. Y para comenzar que mejor que una frase con la que abre Xus su cuaderno virtual: “Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. – Mark Twain


Los VIAJES DE XUS son una invitación a la aventura. Un apasionante descubrimiento de lugares y rutas nuevas que Xus comparte con todo lujo de detalles. Y es que para esta licenciada en Historia su blog es un universo personal desde hace unos años. Los “viajes de Xus” es para esta alicantina un deseo más allá de la pasión por viajar. En este blog la memoria y el amor han tenido mucho que ver; en él expresa sus impresiones y sensaciones; cuenta su experiencia y sus referencias sacando de sí misma aquellos detalles, personajes, películas y anécdotas que se tejieron en cada escapada. Xus nos sopla al oído que “la madurez es un grado” y es que sus viajes son algo más que un reportaje fotográfico ¡No os perdáis este blog!

Os dejo con una jovencita Xus y su primer viaje a Londres. Un viaje que cambiaría su percepción del mundo. A continuación de su detallado relato añadiré un complemento con algunas de las fotos que recogí de mi estancia en esta ciudad y alguna información para animaros a visitar esta capital inglesa.

 ¡¡¡ Gracias compañera!!!



«Eran los años 70 y la televisión en blanco y negro, nos mostraba de vez en cuando imágenes de una Europa llena de movimientos contra-culturales, llena de música y de "color", nos enseñaba sin darse cuenta otro mundo, era como si de repente se abriese una ventana de aire fresco.

Para mí, la pequeña de tres hermanos, la vida transcurría escuchando a los Beatles, viendo películas, soñando con ser mayor y con algún día poder volar. Ese día llegó, era marzo de 1974 y mis sueños se hicieron realidad, Eurekaa!! Mi hermana, de 20 años, que llevaba dos años trabajando, me invitó a que la acompañara a ver a una amiga a Londres, y como excusa visitar a nuestra tía casada con un inglés que vivía en Portsmouth. ¡Alguna excusa había que tener para volar a Londres! Nos costó un poquito convencer a nuestros padres, pero yo era la carabina perfecta. ¡No nos lo podíamos creer!! Les pareció bien y aceptaron.

Y allí estábamos las dos hermanas, de 20 y de 14 años, preparadas en la escalerilla del avión para poner rumbo a nuestra primera aventura en solitario por el Londres de los años 70. No os podéis imaginar todos los pensamientos que venían a la cabeza, íbamos rumbo a descubrir "otro mundo" fuera de nuestros límites pueblo-ciudad, íbamos a "mirar" (con los ojos bien abiertos) otra manera de vivir y sobre todo íbamos a pisar por primera vez la gran "metrópoli" que influenciaba todo lo que nos deslumbraba. Lo que recuerdo a partir de que el avión despegó es maravilloso, por eso cuando he vuelto al pasar los años siempre he mirado a Londres con un cariño especial, casi con añoranza, de volver a sentirme una niña como entonces.




Todas las expectativas que teníamos fueron superadas... Descubrimos un maravilloso Hyde Park, remamos por su lago con una barquita, comimos perritos calientes sentadas sobre la hierba del parque, asistimos a los debates en la famosa esquina de "Speakers corner" con oradores hippies melenudos y anarquistas (alucinadas y sin entender nada), probamos el "desayuno inglés", ese Té con variedades (...) fuimos a la famosa en esos momentos "Carnaby Street" con sus tiendas de ropa india, sus murales psicodélicos y su suelo especial. Subimos a un autobús rojo con dos pisos, viajamos en metro. También fuimos en tren hacia el sur, a Portsmouth. Alucinamos por la cantidad de gente que llevaban sombreros y con los gentlement con bombín y paraguas. Nos atrevimos y sacamos entradas para ver "Jesús Christ Superstar" en el Teatro ¡imaginaros el impacto! Una corriente de "amor fraternal" nos invadió, salimos transformadas en "adoradoras del rock" jajaja.




Después de relacionarnos con la familia de la amiga de mi hermana, de comprar en grandes superficies y preparar comida "típicamente inglesa" me tocó hacer de niñera por una noche y los mayores salieron, todo me parecía fantástico, hasta mirar cómo se maquillaban y se arreglaban para salir. Pero lo que realmente nos llamó poderosamente la atención fue la libertad y lo desinhibidas que veíamos a las mujeres jóvenes. El descubrimiento de la famosa tienda "BIBA" fue alucinante con su decoración decadente mezclando Art Nouveau con una atmósfera sofisticada y psicodélica. No teníamos ninguna referencia de estos almacenes en España, ni sabíamos que la moda hippie estaba cambiando hacia una moda más ecléctica y sofisticada. Nosotras teníamos más idealizada una moda más informal, la que veíamos en las revistas o en la TV, pero casualmente paseando por Kensington entramos a esta tienda en la que entraba mucha gente joven y nos encontramos de pronto en un paraíso hippie de lo más sofisticado. El olor a incienso y a pachuli envolvía el ambiente, los mostradores eran de espejos y adornados con plumas de avestruz, sofás y sillones con decoraciones de leopardo, donde reposaban estilosos jóvenes con pamelas y plumas.... buenooo los ojos no me abrían más jajaja ... nos pareció de verdad, el paraíso. Y además no queríamos parecer niñatas de provincia (aunque inevitablemente se nos notaría) y nos pusimos a probarnos ropa.  Pero lo que más nos impactó fue entrar al probador. Era una gran sala redonda, toda diáfana rodeada con esos espejos y plumas, donde todas las chicas se desnudaban tranquilamente y se probaban la ropa unas con otras, sin ninguna vergüenza, eso sí que era ser ¡¡desinhibidas!! Nosotras que veníamos de un colegio de monjas y educadas a no enseñar nada… Para mi Londres era la ¡¡LIBERTAD!!

Después de condensar tanta experiencia y tanto estímulo, había que regresar a nuestra realidad en blanco y negro, habíamos estado en Europa y regresábamos a la  España franquista. Volvimos felices, el amor de los padres y la tierra tira mucho, pero ya no regresamos igual, el viaje nos cambió »

Emotivos recuerdos, qué entrañable relato !!! Gracias de nuevo Xus!!!

Y ahora para cambiar la brújula del tiempo una musiquita y pasamos a continuación a conocer algo más de Londres.





Desde aquel año 1970 de Xus, el 2003 (cuando yo fui) y la década actual han ido cambiado bastante los acontecimientos en Londres y en España. Cojamos una gabardina y una gorra de cuero y allá vamos.




Tal vez en los próximos cuatro años necesitemos no solo cambiar la moneda (que ya lo hacemos) sino también habrá que llevar pasaporte y un visado si se fuese a trabajar. No sé muy bien que va a suponer todo esto. Estos próximos Mayo y Junio darán que hablar de este país. En dos años se llevará a cabo negociaciones y esto traerá repercusiones económicas, sociales y políticas. ¿Qué ocurrirá con las alianzas comerciales, con los españoles que viven allí, los británicos que viven fuera, con Gibraltar…? Y es que los británicos recientemente han decidido el “exit”, la salida, de la Unión Europea.




Está claro que los ingleses siguen siendo diferentes, al menos así lo consideran ellos. Conducir lo hacen por la izquierda (también Japón y Australia, que digo yo que se les habrá quedado de herencia). Esto de conducir si sé que les viene de los coches de caballos, la fusta la cambiaron por el volante. Los británicos también están peleados con la línea recta; pocas calles lo son en Londres. Pero aparte de estas curiosidades, siempre ha habido otras distancias físicas y psicológicas, y tal vez esto sea lo que siempre nos ha atraído de esta capital imperialista. No soy muy capaz de decir lo mucho que nos une o nos separa, pero tenemos dos años para seguir comprobándolo. Se podrá ir con una libra un poco más barata, hasta que se estabilice esta situación en la isla. Así que ánimo ¡a conocer Londres!






Tal vez sea Londres una de las ciudades más visitadas por los españoles ¿no creéis? Son muchas las razones: el idioma inglés “toti presente”, su historia y sus curiosidades. El Big ban, sus autobuses rojos de dos plantas y sus cabinas (antiguos quioscos de correos); sus pubs tradicionales con sus jarras de cerveza (las pintas) y sus barcazas atracadas sobre el Támesis. Fascinante esas orillas del río. Las esclusas que evitan las inundaciones del río y muy cerca, el mundo literario y teatral de Shakespeare con su teatro circular “The Globe” construido sobre el original del 1599. En estos barrios bajos cercanos al río sigue aún esa aura de misterio en noches de neblina. Las esquinas torcidas de 1888 cuentan la verdadera leyenda de Jack El Destripador.





Todo esto es lo primero que me viene a la cabeza de cuando yo estuve allí. También recuerdo sus jardines. Sus barrios de calles estrechas donde abogados con toga y birrete, o gentleman de hoy con traje y cartera comían su bocadillo de mediodía sentados en un banco. O busquemos en el Hyde Park,  el “Speakers' Corner” a ver que nos cuentan con “ese derecho a hablar” de los oradores. Oh vaya, este rincón si ha cambiado ¿dónde se habrán ido ahora? ¿Habrá tenido que ver en algo el “Brexit”?





El puente de la Torre (Tower Bridge) me fascinó. Basculante y colgante a la vez, de cuento de príncipes. Llama la atención ese estilo victoriano neogótico ¿qué me decís de esas dos torres? No es del gusto de muchos por cierto, ha sido considerado incluso grotesco. Algo por el estilo (también neogótico) ocurre con el Big Ben y el Palacio de Westminster (El Parlamento). Recuerdo que a mi esa torre del reloj me fascinó. La torre es altísima, o al menos así me lo pareció, y el reloj de cuatro caras es considerado el más grande del mundo y de una gran fiabilidad y precisión.









El cambio de la guardia del Buckingham Palace me desesperó. Un espectáculo turístico de mediodía y un tropel de gente pisándose para ver un puñado de soldados. Estas cosas no son lo mío. Aguanté mucho mejor el tropel turístico en “Camden Town”. Un mercado alternativo y extravagante de mil impresiones y sensaciones. Curiosas las tiendas y los puestos callejeros; sus bares y cafés. Las ropas góticas (hasta entonces desconocidas) y los disfraces, los tatuajes y los piercings (y fíjate ahora) amenizados con música techno y efectos varios.






Y por último, añadir que Londres es una de las ciudades con más zonas verdes (por la que sabéis tengo debilidad). La Naturación urbana. Se encuentra naturaleza en cada rincón por donde pasees: puertas, patios, plazas, jardines, huertos urbanos, jardines verticales, parques, bosques. Es verde para contrastar con ese cielo tan gris que le caracteriza a esta ciudad. Os dejo para el final una estupenda entrada de Xus para que podáis ver lo que os digo. 

Maravilloso este recuerdo a dos manos de Londres. Espero que os haya gustado y ya sabéis, estáis invitados a contar vuestro PRIMER VIAJE. Estaré encantada de acompañaros en el recuerdo. Un abrazo